Agarrate Rosario

Agarrate Catalina presentó en el Teatro el Círculo su espectáculo “La involución de las especies”.

El miércoles 9 de noviembre, la murga uruguaya Agarrate Catalina volvió una vez más a suelo rosarino para traer su espectáculo “La involución de las especies” al teatro El Círculo.

Agarrate Catalina tiene una amplia trayectoria en los carnavales de Uruguay, que generan tanta pasión como un Central-Newell’s para Rosario y tienen su “cancha” oficial en el Teatro de Verano. Esta murga -que fue fundada en 2001y debutó en el Carnaval mayor en 2003- obtuvo el primer lugar del Concurso Oficial de Carnaval en los años 2005, 2006, 2008, 2011 y 2020, y el segundo lugar en 2022.

El espectáculo presentado en esta oportunidad es un show muy cerrado, armado para que cualquier público pueda entenderlo. Si bien la murga “for export” por excelencia es Falta y Resto, las giras internacionales cesaron desde su última presentación en el carnaval oficial de 2019. La Catalina tomó rápidamente ese lugar y este año se presentó dos veces en la ciudad de Rosario y tendrá una nueva presentación el 6 de diciembre.

En esta ocasión, la murga inició el espectáculo de 2022, con su primer cuplé -estilo musical ligero y popular-, luego reiteró los dos cuplés de su presentación anterior en Rosario, para terminar con la Retirada 2022. Como siempre estuvieron los esperados “clásicos” de La Catalina: “Violencia”, “Aporofobia” y “Vivir”, este último de la etapa solista de Tabaré Cardozo, hoy director de la agrupación.

Al finalizar, la murga les regaló a les rosarines el momento más carnavalero y murguero: la bajada hasta la calle, cortando el tránsito de Laprida, con todo el público bailando en los adoquines.

A diferencia del Concurso del carnaval uruguayo, en el que se debe presentar un show totalmente nuevo todos los años, el set presentado en Rosario por segunda vez se vuelve viejo rápidamente. Tal vez la internacionalización de La Catalina se deba a las similitudes políticas presentes en casi toda Latinoamérica y a la posibilidad de establecer, por lo tanto, muchos paralelismos: todxs tenemos un Mauricio Macri, un Del Caño y una Cristina. Más allá de no conocer personalmente a esas figuras, se puede entender el chiste y, a grandes rasgos, hacia dónde va la idea general. Desgraciadamente, eso es algo que La Catalina ha descartado para los espectáculos fuera de Uruguay. Entonces termina siendo un show genérico y pierde un poco del espíritu osado de protesta de la murga. 

El espectáculo tiene cosas muy novedosas, como el glosario de términos y personajes importantes del contexto uruguayo que se brinda al comienzo. Hace unos años, por ejemplo, casi todas las murgas hicieron chistes o sátiras que aludían a los robos realizados en varios cajeros automáticos -haciéndolos estallar con una garrafa de gas- o a la migración de venezolanxs al país. Así van resaltando la información necesaria para comprender las referencias que usan. El espectador no uruguayo agradece este gesto, muy importante para entender el mensaje del show en profundidad. Lamentablemente, la decisión de obviar las partes más políticas como el salpicón o el popurrí -quizás por temor a que no se las comprenda- nos priva de muchos de los momentos más interesantes y divertidos de las presentaciones murgueras y deja un sabor un poco amargo ante la pérdida de algo de esa esencia popular que tiene toda murga.

La función se disfruta. Agarrate Catalina es, objetivamente, un gran conjunto musical, pero no es un espectáculo completo, sino una pequeña muestra de la puesta en escena de una murga montevideana.

Por María Armoa*, especial para Bichos Raros

*María Armoa es oboísta y canta en la murga Les Grilles del Bidet

Comparte

Te pueden interesar