Sandra Cabrera sigue presente en la lucha

Por Lilian Alba

Sandra Cabrera fue la secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (AMMAR) en Rosario. De forma incesante denunció a la policía por violencia institucional, corrupción y trata de menores. Perseguida y amenazada, fue asesinada en la madrugada del 27 de enero de 2004. Un crimen que sigue impune.

Este jueves 27 se cumple un nuevo aniversario del femicidio de Sandra Cabrera, un crimen que continúa reflejando la impunidad y el rol de las fuerzas de seguridad y como cada enero se la recuerda desde su lucha.

Ese 27 de enero de 2004 Sandra Cabrera recibió un balazo en la nuca cerca de la terminal de ómnibus de Rosario, zona donde trabajaba y militaba por los derechos de las trabajadoras sexuales. También denunciaba la explotación sexual infantil y adolescente y la complicidad policial.

La causa sigue impune, en el 2007 Diego Parvluczyc era subjefe de la Policía Federal de Rosario y fue el único imputado en la causa. Fue liberado por falta de mérito porque el juez actuante consideró que la voz de las trabajadoras sexuales no era valorable para la causa porque eran “personas con actividades callejeras que transcurre sus madrugadas con un itinerario errante”.

En el 2019, cuando se cumplían 15 años del asesinato de Sandra y en el marco de su conmemoración, el lunes 28 se proyectó el documental de Lucrecia Mastrángelo “Sexo, dignidad y muerte” en el Centro Cultural La Toma. Fui a verlo y al finalizar la proyección, varias compañeras de Sandra que estaban en la primera fila, emocionadas, aplaudieron, una de ellas levantó en alto una fotocopia de una foto de Sandra, gastada, un tanto sucia por el manoseo.

Al finalizar el acto me acerco a Haydée Labrador y al preguntarle sobre el cartel, me cuenta que ese era el mismo con que fue a cada una de las movilizaciones de pedido de justicia por Sandra, que muchas veces ocultó con él su rostro para no ser reconocida públicamente por miedo a las represalias porque todas ellas estaban amenazadas por la policía. Algunas veces, cuando la movilización terminaba en represión, el palo que mantenía en alto la foto, giraba 180º para convertirse en arma para abrirse paso entre la multitud y la policía y poder escapar.

Sandra marcó una diferencia importante en la historia de las trabajadoras sexuales y puso la mirada de la sociedad sobre ellas. 

Hoy se la recuerda de esta manera:

Myriam Auyeros, actual Secretaria general de AMMAR Rosario y compañera de Sandra

Gabriela Hemmela, Secretaria Gremial de AMMAR Rosario

Liliana Leyes, Secretaria de Organización – ATE Rosario, nos dice que “recordar es volver en el corazón. Cada enero desde aquel 27 de enero del 2004 tan caluroso, en el que amanecimos con la terrible noticia del femicidio de Sandra Cabrera, la reivindicamos como una heroína. Desde aquel día a hoy, la lucha que Sandra encabezó, continúa vigente en sus compañeras de AMMAR: el reconocimiento del trabajo sexual y que las fuerzas de seguridad dejen de perseguir y criminalizar a las compañeras.

Sandra fuerte, guerrera, valiente, denunció (sabiendo a lo que se exponía) la convivencia entre la policía y los lugares donde las menores eran víctima de explotación sexual.

No dio su vida, se la arrebataron. Fue un crimen que aún continúa impune. Es nuestra mártir porque la asesinaron levantando su voz, poniendo el cuerpo por las mujeres y disidencias más vulneradas por la hipocresía de nuestra sociedad.

Desde nuestra central de trabajadores autónoma nunca dudamos en levantar  su bandera, en cobijar a las compañeras de AMMAR.

Su tremenda fuerza y valentía es un desafío que nos impulsa a seguir andando. Por eso hoy gritamos fuertemente: No pudieron ¡Sandra Cabrera presente”

La bandera de Sandra se levanta en todxs sus compañerxs exigiendo justicia por ella y por todas las personas que son trabajadoras sexuales asesinadas y cuyo crímenes siguen impunes y resisten el olvido. Nadie es capaz de acallarles,  ellxs irrumpieron el espacio público politizando su hacer, gritando “acá estamos”, evidenciando la hipocresía de una sociedad que las niega pero que utiliza sus servicios.

Este jueves 27 de enero AMMAR convoca a todas las organizaciones sociales, sindicales y de derechos humanos al acto conmemorativo que contará con la presencia de Georgina Orellano, Secretaria General de AMMAR Nacional, en la Casita LGBTIQ+, Córdoba 3650 de la ciudad de Rosario, a partir de las 19 horas. En el mismo se reivindicarán los derechos laborales y sociales de quienes ejercen el trabajo sexual, como acceso a la jubilación, a una obra social y a una vivienda digna.

Comparte