3 Gatas Locas – Programa 35 – 18/03/2022

Maru Torressi, Mónica Parra y Lilian Alba son las 3 gatas mas locas de la radio!
En este episodio se animan a todo y le entran a la deuda externa:

La deuda externa se genera cuando un país le debe guita a otro país u organismo extranjero que con muy buena cara te ofrece préstamos con grandes intereses a largos plazos y que de paso, te condicionan tu economía interna.
Es como que vos le pidas una taza de azúcar a le vecine y este te diga “síii, no hay drama. Pero después te pide que le devuelvas la taza de azúcar, la yerba para el mate dulce, las tortas fritas y encima te haya empernado con que mientras le debas todo eso no podes leer ningún libro. Porque une vecine analfabetx es más fácil de engañar con las fiecs ñus.
Venimos endeudadx desde el sillón de Bernardino, pasando por la picana de José Alfredo hasta la reposera de Mauricio… tranzas, acuerdos, préstamos usurarios contraídos con el FMI, “I” de imperial, de inquisidor, de inhumano, de inmoral.
Deuda externa, extrema, eterna, que produce una inmensa deuda interna, que genera pobreza y más pobreza.
Y en el medio estamos nos, las mujeres, las disidencias, les excluidxs, lxs ninguneadxs, les que producimos sin obtener a cambio ganancia ni plusvalía y les que están incluídxs en el encarnizado mercado de trabajo y el consumo.
A casi nadie le interesó analizar la deuda externa desde una perspectiva de género que evite análisis homogeneizantes.
En Argentina, casi 3 millones de mujeres y minorías trabajan en los sectores del cuidado. De ese total, 9 de cada 10, realizan estas tareas sin remuneración y dedican el doble de tiempo que los varones. Los trabajos de cuidado se caracterizan por la falta de beneficios y protecciones, por bajos salarios o nula compensación, y por el riesgo de sufrir daños físicos y mentales y, en algunos casos, hasta abuso sexual. Para lograr igualdad de género es preciso promover una agenda que reduzca la responsabilidad que recae en las mujeres e identidades femeneizadas y dificulta su acceso al mercado de trabajo productivo, sobrecarga su jornada laboral y reproduce estereotipos que limitan sus derechos y oportunidades en otros ámbitos.
Es necesario pensar nuevos modelos de desarrollo económico para arrancar de cuajo las desigualdades y brechas de género. Lograr el empoderamiento económico de las mujeres y el logro de la igualdad en la economía entre mujeres y hombres. Producción, retribución, igualdad, justicia, no deben tener género, pero como lo tienen, necesitamos pensarlos teniendo en cuenta ese detallecito que nos deja en la caca.
Nosotras de economía no sabemos mucho… diría que casi nada; pero tenemos criterio, sentido común… y así, así las cosas no van. Así, así no vamos a seguir. Así, así seguimos en las calles. Así, así nos revelamos. Así, así estamos repodridas. Así, así nos cansamos.

Comparte

Te pueden interesar