5 min de lectura

Desde este escritorio donde me acurruco haciéndome chiquita, escribo estas palabras. Casi que me arrastro, el hematocrito no me acompaña...