Hasta la Victoria Siempre, Juane

Hoy es 4 de marzo, pero ayer 3 de marzo, un ratito antes de que terminara el día, llegó la noticia que nadie esperaba ni remotamente. Yo había salido sin mi celular y no es que importara demasiado, porque no soy familiar ni amiga ni hubiera podido hacer nada siquiera, aunque lo fuera.

Cuando volví la pregunta ¿Murió Juane Basso? se repetía hasta el infinito en todos los grupos de whatsapp y casi con la certeza de que eso era imposible por tenía apenas 44 años, porque yo -y quien soy yo- no sabía que tuviera ninguna causal de salud y porque Juane es una buena persona. Es imposible pensarlo en pasado.
La noticia se confirmó y la sangre se heló, y dieron ganas de salir a romper algo como si alguien tuviera la culpa de algo. El enojo con la muerte, tan imprevisible, incierta, caprichosa que se llevaba a una de esas personas necesarias. La rabia, las lágrimas que no paraban de salir y la mente que recorría la historia…¿Cuándo fue la última vez que lo ví? ¿En una marcha del 24 de marzo junto a HIJOS? ¿En La Toma? ¿En el sindicato de prensa hablando sobre la comunicación cooperativa, autogestiva, contrahegemónica? No sé, no lo recuerdo y tampoco importa tanto.

Cuando la angustia se siente como una trompada en el estómago o un nudo en la garganta, cuando deseas que la muerte no sea tan injusta, tan arbitraria; cuando las lágrimas salen solas y no se pueden ni se quieren contener, las palabras no alcanzan.
Ayer falleció Juane Basso, militante histórico de HIJOS, un laburante por los derechos, un laburante de la comunicación popular, cooperativa, en redes. Hemos aprendido de él la organización, la lucha y la ternura. No nos alcanzan las palabras para hablar del vacío absoluto, de la tristeza, del enojo con la muerte, de lo injusto de la vida. No nos alcanzan los brazos para querer abrazar a su compañera Nadia, sus hijes, sus hermanes, su familia, sus compañeres de laburo y de militancia.Hasta la Victoria Siempre compañero, seguiremos buscándote en las calles, en las plazas y en cada marcha.
Gracias por tu vida.

Hoy el mundo tiene un luchador menos y es un poquito más feo. Las redes replican su foto, los abrazos a la familia y a su lucha, y el recuerdo de Juane y nosotras seguimos acá haciendo Ingrávidas Palabra.

Comparte