3 Gatas Locas – Programa 4 – 30/04/21

Viernes de cocina erótica! Maru Torresi, Monica Parra y Lilian Alba bajamos de los techos a cocinar!

Me gusta colocar la olla sobre el fuego, pelar las papas, desbarbar a los choclos, echar una pizca de todas las especias, aderezar la carne con sonrisas, cocinar y escanciar el vino a los amigos. A veces pienso que de ese modo alimenticio compartimos el amor y la lucha, el llanto y las palabras, nos comemos el alma con lechuga y bebemos la vida en una copa.
Hamlet Lima Quintana

Los placeres de la vida no parecen ser tantos, pero eso depende de cómo te pares.
Yo los veo en todos lados y trato de hacer lo que me da placer antes que nada.
Una de esas cosas es “la comida”.
Me gusta cocinar platos complejos para mi deleite, comerlos sola, acompañada, con amigues. Olerlos, degustarlos, tocarlos… a los platos y a los amigues.
Pero a veces, la comida se transforma en un vehículo para el placer.
Y ahí juega todo, la preparación cuidadosa, cortar la cebolla finita para que el sabor sea dulzón, soasar el pimiento y desnudarlo abajo del chorro de agua, pelar el tomate acariciándolo rápidamente para no quemarse, después más despacio para que no quede nada sin limpiar. Cortar la carne en daditos iguales, midiendo cada corte, calculando el grosor, salarlo y condimentarlo mientras masajeamos suavemente con las manos. Pelar las papas hasta que la piel sea suave.
Poner todo a fuego lento, agregar algunos hongos previamente remojados, revolver hasta que la salsa se espese y emplatar con un ramito de perejil o unas hojitas de albahaca.
Como dije: cortar, endulzar, desnudar, pelar, acariciar rápido y luego despacio, condimentar, masajear suave, encender el fuego, remojar, revolver, calentar cada vez más, y luego comer, gozar…
El plato donde servis la comida puede ser erótico, rodearlo con tus dedos, lamerlo… y porqué no emplatar en tu cuerpo, o en el de tu pareja, comer juntes de piel en piel?
El postre… final de una gran comida. El éxtasis de un momento de placer. Puede ser chocolate esparcido por los lugares correctos, frutillas con crema, miel de flores silvestres, helado de dulce de leche…
Lo principal es que no sea muy pesado! Seguro que terminás durmiendo a pata suelta en el sofá y ahí se terminó el chiste de la comida erótica.
Placeres de la vida cómo dicen! Y a vos, qué te gustaría comer? O a quien?

Apoyanos!!! con tu aporte -desde $150- podemos seguir haciendo y siendo Bichos Raros: comunicación independiente y autogestiva. Bichos Raros está compuesto por mujeres y personas de la diversidad que trabajamos mucho por sostener este espacio de comunicación plural, y por vos que nos lees, escuchás y bancás en todas. ¡Gracias por ser parte!

Cafecito es la página que nos ayuda a recibir tu aporte. Invitanos un cafecito!

Comparte